Trastornos alimenticios

Entidad aliada en el programa Multiplica por la infancia por su apoyo al trabajo de Unicef en defensa de los derechos de los niños

UNICEF Únete por la infancia
Volver atrás

¿QUÉ SON LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS?

Los trastornos alimenticios son problemas de conducta muy serios provocados por comer en exceso o por no comer lo suficiente siendo ambos casos muy perjudiciales para la salud de la persona que los sufre. Cualquier persona puede sufrir trastornos de la alimentación, pero suele ser más común entre mujeres adolescentes y jóvenes.

En el momento en que se detecta algún tipo de trastorno de la alimentación debe ser abordado por la ayuda de un psicólogo especialista capaz de tratar de forma personalizada el caso. Normalmente los trastornos alimenticios derivan de un combo de problemas físicos, emocionales y sociales que cuanto antes se traten mejor será el proceso de recuperación.

Un trastorno alimenticio no tiene sólo un impacto negativo en la salud y en la calidad de vida de la personas que los sufren, también las relaciones con familiares y amigos, la autoimagen, el rendimiento en la escuela o en el trabajo, su día a día, … se ven directamente afectados. Podemos pensar que los trastornos de la alimentación se concentran únicamente en la imagen corporal, la comida y el peso, pero a menudo es habitual encontrar que la raíz de este tipo de problemas está relacionada con otras muchas áreas. 

TIPOS DE TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Anorexia

Hablamos de anorexia cuando la persona no come lo suficiente, adelgazando demasiado por miedo extremo a ganar peso o temor a engordar. A pesar de la extrema delgadez a la que pueden llegar, siguen teniendo una imagen de sí mismos, de estar excesivamente “gordos”, y son capaces de morir literalmente de hambre .

anorexiaBulimia

La bulimia se caracteriza por contar frecuentemente con periodos en los que la persona come demasiado, seguidos por frecuentes purgas, ya sean vómitos autoprovocados y/o uso de laxantes. Al igual que en el caso de la anorexia, este trastorno de la alimentación se origina por un temor extremo al exceso de peso.

La diferencia es que en la bulimia existen periodos de atracones, donde de forma oculta se ingiere gran cantidad comida pudiendo repetirse incluso varias veces a la semana o en el día. Las personas con este trastorno alimenticio se comportan de forma impulsiva.

Después de comer en exceso tratan de eliminar todas esas calorías incontroladas consumidas obligándose a sí mismos a vomitar y/o a usar laxantes o enemas. Rutinas que causan efectos muy negativos a la salud, tanto internos como externos.

Comer compulsivamente

En el otro extremo encontramos a personas que comen compulsivamente, sin control y suele afectar tanto a hombres como a mujeres. Como en el caso de la bulimia, los individuos que poseen este tipo de trastornos alimenticios se dan atracones en un corto periodo de tiempo pero no tratan de deshacerse de la comida inmediatamente realizando acciones compensatorias.

Lo que aparece es un sentimiento de culpa que termina llevando a más atracones. Una ingesta de comida demasiado excesiva que conduce a múltiples problemas de salud como obesidad severa, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

 

CONSECUENCIAS TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Los trastornos en la alimentación pueden llegar a tener consecuencias severas llegando a provocar la muerte. Por ello es importante detectarlo y recibir toda la ayuda necesaria a tiempo. Las personas con algún tipo de trastorno alimenticio entran en ciclos de destrucción física y emocional.

Este tipo de enfermedades frecuentemente conviven con trastornos como la depresión, el abuso de sustancias o ansiedad.

INDICADORES Y CAUSAS DE TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Los trastornos alimenticios pueden deberse a factores tanto psicológicos como biológicos, interpersonales o sociales. Una combinación de ellos da lugar a conductas complejas que provocan trastornos en la alimentación siendo perjudiciales para la salud.

Aunque este tipo de trastornos alimenticios pueden comenzar con severas preocupaciones por la comida y el peso, normalmente la raíz del problema se encuentra más allá. Las personas que sufren de este tipo de trastornos utilizan la comida como un elemento compensatorio de sentimientos y emociones dolorosas. Con el control de su peso y la comida sienten que controlan su vida, supliendo de esta forma sus verdaderos problemas haciéndoles sentir una mayor satisfacción pero dañando, sin ser conscientes de ello, gravemente su salud física y emocional.

CAUSAS QUE CONTRIBUYEN A SUFRIR TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Factores psicológicos

Como la depresión, ansiedad, enojo, soledad, sentimientos de insuficiencia o falta de control de su vida, baja autoestima, …

Factores interpersonales

Como problemas familiares y personales, dificultad para expresar sentimientos y emociones, exposición en situaciones ridiculizadas y haber sufrido abusos físicos y/o sexuales.

Factores sociales

Como: presiones y normas culturales sobre la apariencia física sin valorar las cualidades y virtudes internas.

INDICADORES DE QUE UNA PERSONA SUFRE TRASTORNOS ALIMENTICIOS

  • Miedo intenso a ganar peso
  • Sensación de estar “gordo” o con sobrepeso a pesar de una pérdida de peso considerable
  • Pérdida de la menstruación
  • Negación a comer
  • Indicios de que el vómito y el uso de laxantes es habitual.
  • Fragilidad en el cabello y uñas
  • Anemia y problemas musculares
  • Depresión y decaimiento
  • Dientes sensibles e inflamación de las glándulas salivares

Estos son sólo algunos indicadores que nos pueden ayudar a detectar que una persona sufre trastornos alimenticios. Lo más adecuado es que ante cualquier sospecha se acuda a un psicólogo especialista en trastornos alimenticios que nos ayude a confirmarlo y a tratarlo lo más rápidamente posible.

 

comer_compulsivamente

TRATAMIENTOS DE LOS TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Los tratamientos llevados a cabo ante trastornos alimenticios conllevan terapias tanto individuales como grupales y siempre incluyendo intervenciones familiares y psico educativas.

En los trastornos de conducta alimentaria es importante detectar qué variable psicológica está manteniendo la conducta alimentaria. En muchos casos se debe a una baja autoestima o a una irritabilidad excesiva la que lleva a la persona a tener esos comportamientos. Detectar y trabajar las variables es de vital importancia.

Uno de los principales objetivos del tratamiento ante trastornos alimenticios como la anorexia, bulimia o comer compulsivamente es la restitución de la salud y evitar al máximo cualquier tipo de recaída. Tiempo de ocio organizado, talleres especiales, actividades motivadoras, …   Conseguir que el paciente tome conciencia de la enfermedad y adquiera una actitud positiva para el tratamiento se convierte en muchas ocasiones en una de las tareas más arduas para los psicólogos especialistas en trastornos alimenticios.

CONSULTA CON NUESTROS PSICÓLOGOS ESPECIALISTAS EN TRASTORNOS ALIMENTICIOS