Tratamiento y terapia psicólogica

¿En qué consiste la terapia Psicológica?

La terapia psicológica se emplea para tratar trastornos psicológicos como la ansiedad, adicciones, duelos, problemas familiares, sufrimientos, … o cualquier otro problema que pueda superarse adquiriendo herramientas que nos permitan afrontar esas situaciones de una forma saludable.

La psicología trata el análisis de conducta de las personas ante determinadas situaciones y factores que influyen en el mantenimiento de patrones de respuesta disruptivos y a través de diversos enfoques, dependiendo del profesional con el que contactemos y la corriente que éste siga, busca ayudar a aquellas personas que deseen mejorar su bienestar.

La Psicoterapia o terapia psicológica es “un proceso de aprendizaje y cambio, donde la persona conoce las causas de su malestar e intenta modificar aquello que está manteniéndolo”. Tiene su origen en Sigmund Freud (XIX) y se construyó bajo el enfoque psicoanalítico. La motivación principal era explicar qué mecanismos “psicológicos” estaban detrás de todo el malestar presentado por la persona que acudía a terapia, evaluar estas causas e intentar modificarlas, en un proceso de escucha por parte del terapeuta y de toma de consciencia y cambio por parte del paciente.

Hablar de terapia conlleva, implícitamente, el hecho de cambiar y de participar de manera activa en el conocimiento de lo que está produciendo el malestar y la inadaptación; de trabajar e implicarse de manera voluntaria en la construcción del cambio, ya sea con la modificación de creencias o con el aprendizaje de las técnicas necesarias para afrontar las situaciones que nos provocan el malestar.

Orientaciones terapéuticas

Existen distintas formas de abordar la psicología, distintas orientaciones terapéuticas. Las principales son:

Enfoque Cognitivo Conductual

Es una de las corrientes más aceptadas por la comunidad científica. La idea que subyace es que nuestros pensamientos y sentimientos juegan un papel fundamental en nuestro comportamiento. Las creencias que tenemos y las interpretaciones que hacemos sobre cualquier cosa (estímulo-situación) determinan lo que hacemos y sentimos.  Por ejemplo, una persona que pasa mucho tiempo pensando en accidentes aéreos, accidentes de pista y otros desastres aéreos puede encontrarse evitando los viajes aéreos por la ansiedad que manifiesta. El objetivo de la terapia Cognitivo Conductual es enseñar a los pacientes que, si bien no se pueden controlar todos los aspectos del mundo que les rodea, pueden tomar el control de cómo interpretar y manejar las cosas en su entorno. Se ha demostrado que la TCC ayuda a los pacientes a superar eficazmente una amplia variedad de conductas inadaptadas.

Enfoque Constructivista

Entiende a las personas como constructoras activas de su realidad. No somos esclavos o receptores pasivos, sino que somos actores activos a la hora de desarrollar procesos. Mediante este enfoque el terapeuta acompaña a la persona en la creación de nuevos modelos que den un nuevo significado a situaciones vividas.

Enfoque Psicoanalítico

Se basa en la existencia de procesos inconscientes y la interpretación.

Enfoque Integrador

Actúa en el nivel específico de desarrollo de cada persona. Se trata de un enfoque muy flexible que aborda cada caso de una forma específica.

Enfoque Sistémico

Defiende que no podemos abordar las situaciones de forma aislada, sino como parte de un todo.

CONSULTA CON NUESTROS PSICÓLOGOS ESPECIALISTAS EN LAS DIFERENTES ÁREAS Y COMIENZA A RECIBIR LA TERAPIA PSICOLÓGICA QUE NECESITES.