¿Cómo abordar y superar una depresión?

¿Cómo superar una depresión?. Todos creemos conocer en mayor o menor medida qué es la depresión. Sin embargo, muchas veces empleamos éste término muy a la ligera, para referirnos a momentos de malestar o tristeza relacionados por las distintas situaciones que nos toca enfrentar en la vida. No obstante, la depresión es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes, estimándose que más de 300 millones de personas en todo el mundo la padecen. Por todo esto, es importante saber distinguir qué es exactamente la depresión y cómo podemos abordarla y superarla.

¿Cómo saber si sufro depresión?

La depresión es un trastorno relacionado con el estado de ánimo que se caracteriza por presentar una serie de síntomas tanto psicológicos como fisiológicos.

Síntomas Psicológicos

  • Tristeza
  • Desinterés
  • Desmotivación
  • Angustia
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad excesiva
  • Sentimientos de inutilidad y culpa
  • Incapacidad para disfrutar de las actividades agradables

Síntomas Fisiológicos

  • Pérdida del apetito
  • Insomnio o exceso de sueño
  • Falta de energía y cansancio
  • Movimientos lentos o hiperactividad

Trastorno Depresivo

Es muy importante, distinguir entre un trastorno depresivo y algo que no lo es. Por ejemplo, todos alguna vez nos hemos sentido tristes o desmotivados ante situaciones concretas de nuestro día a día, debido a problemas en el trabajo, rupturas sentimentales, conflictos familiares, etc. Este tipo de emociones y sentimientos suelen ir disminuyendo de intensidad con el paso del tiempo o incluso llegar a desaparecer, no provocando daños emocionales a largo plazo.

Nos referimos a depresión cuando los sentimientos de angustia, tristeza o desinterés son continuos en el tiempo, graves y afectan negativamente a nuestro equilibrio físico y mental, alterando nuestros hábitos y comportamientos.

Suelen verse afectados diferentes ámbitos de nuestra vida, surgiendo problemas en la responsabilidad de las tareas familiares, una limitación de la actividad física, una disminución del rendimiento en el trabajo, un abandono de las actividades placenteras o un descuido de las relaciones personales.

¿Por qué se produce la depresión?

Los especialistas manifiestan que en el origen del desarrollo de una depresión pueden encontrarse diferentes factores, como son la genética, la propia fisiología, el momento personal que estamos viviendo y el ambiente en el que nos movamos:

  • El hecho de que en nuestra familia haya antecedentes de personas que hayan padecido depresión, nos puede hacer aumentar hasta en un 30% la probabilidad de sufrir este trastorno a lo largo de nuestra vida, debido a factores genéticos.
  • Todos aquellos factores que sean negativos para la persona (ansiedad, estrés…) en cualquiera de sus ámbitos, pueden convertirse en una potencial fuente de depresión. Esto es especialmente cierto cuando no se tienen habilidades o recursos para afrontar las eventualidades, se tiene una baja autoestima, se ha padecido de una situación de maltrato en la infancia, se sufre de aislamiento social, se tienen pensamientos negativos recurrentes, se padece de alguna enfermedad o se tienen problemas de adicción a drogas o alcohol.
  • La aparición de los síntomas depresivos se suele relacionar con un descenso de los niveles de un neurotransmisor llamado serotonina. También se relaciona la depresión con los niveles bajos de otros neurotransmisores como la noradrenalina y la dopamina. Aunque existe relación clara entre los niveles bajos de estos neurotransmisores y el diagnóstico de depresión, no se puede afirmar que la causa de la depresión esta disminución de neurotransmisores. La depresión puede deberse al consumo de sustancias, fármacos o a algunas enfermedades como diabetes, migrañas, hipotiroidismo, síndrome de Cushing, etc.

¿Qué podemos hacer para superar una depresión?

Marcarnos objetivos y metas alcanzables

Hay que diferenciar aquello que no podemos cambiar o aquello que no tiene solución, por eso otro que sí somos capaces de hacer. Quizás no podamos recuperar ese trabajo perdido; pero sí está a nuestro alcance metas como seguir formándonos o mejorar nuestro curriculum.

Aspectos a cambiar

Anotar qué aspectos de nuestra vida no nos gustan y qué podemos hacer para cambiarlos, añadiendo también aquello de lo que nos sentimos satisfechos. Es importante activarnos y ser motor de nuestro propio cambio, sopesando las consecuencias negativas y positivas de todo ello.

Mejorar nuestra autoestima

Debemos centrarnos en lo que nos gusta de nosotros y en lo que podemos ofrecer. Tenemos que eliminar los pensamientos autocríticos que no nos ayudan a mejorar y debemos otorgarnos el valor que merecemos.

Eliminar los pensamientos negativos que nos paralizan día a día, como “no puedo afrontar esta situación”, “esto es superior a mí” o “no voy a poder”. Para ello tenemos que observarnos y analizarnos a nosotros mismos y nuestra realidad para eliminar valoraciones catastróficas.

Realizar actividades que nos gustan

En una depresión la apatía es uno de los aspectos más difíciles de vencer.  Por eso debemos buscar actividades que realmente nos apasionen para tener nuestra mente activa y centrada en algo que no sea nuestro problema. Ponernos el objetivo de incrementar las actividades agradables que realizamos, tomando como referencia las cosas que nos gustaba hacer antes de estar deprimidos. Si realizamos estas actividades, aunque disfrutemos poco o nada con ellas, nuestro estado de ánimo irá mejorando progresivamente.

Salir a pasear y tomar el sol

Es muy importante salir a pasear, ver a otras personas y tomar el sol. Se sabe que la exposición a los rayos ultravioletas favorece la producción de melatonina. Además, el contacto con la naturaleza es beneficioso para el estado de ánimo. Aprovechar para salir en las horas de la mañana cuando La Luz solar es más intensa y hacerlo sin gafas de sol o con unas poco oscuras ayudará a que se incrementen los niveles de esta neurohormona que también se ha relacionado con el estado de ánimo. Si estamos en casa será bueno levantar las persianas para que entre luz solar.

Realizar actividad física

La depresión hace que nos movamos y hablemos con mayor lentitud, pareciendo que todo está a cámara lenta. El mover y ejercitar nuestros músculos nos ayuda a romper con esto. El ejercicio físico ayuda a que mejore el estado de ánimo y a disminuir la ansiedad. Si nos gusta algún tipo de ejercicio, es bueno recuperar el hábito de practicarlo o incrementa la dedicación al mismo. Si no tenemos hábito de practicar deporte, andar media hora diaria a buen ritmo será suficiente.

Procurar relacionarse con los demás

Las personas que padecen una depresión tienen más probabilidades de curarse si cuentan con el apoyo social adecuado. Las relaciones sociales son fundamentales para despejar la mente, ver otras perspectivas y salir de la apatía. Aunque no nos apetezca relacionarnos, obligarnos a incrementar la frecuencia de relaciones con las personas con las que estemos más cómodos nos ayudará a mejorar el estado de ánimo.

La depresión, es un trastorno tratable. Al igual que con muchas enfermedades, cuanto antes se empiece con el tratamiento para la depresión, más efectivo será. Además las probabilidades de prevenir una repetición serán mayores.

Valora el artículo ¿Cómo abordar y superar una depresión?

5 / 5 (1 votos)